martes, 25 de octubre de 2011


NOVIO es el que te llama solo porque extraña el sonido de tu voz, el que te abraza cuando se da cuenta que tus ojos están un poquito más húmedos que de costumbre, el que te pasa a buscar a la facultad o al trabajo inesperadamente solo para recordarte que él está siempre que lo necesites. El que es capaz de cancelarle a sus amigos solo porque su novia está triste porque tuvo un mal día. El que se pone celoso de tus amigas y sin embargo se calla la boca y te deja salir con ellas porque sabe lo importante que son para vos. El que apura el paso aún estando cansado porque sabe que vos lo estás esperando. El que le da lo mismo que estés maquillada o no o que estés despeinada o desarreglada porque aun así para él seguís siendo más linda que cualquier otra. El que haría lo que fuera por verte feliz porque lo único que quiere a cambio es que le regales una sonrisa más.



Corazón, es tan fácil amarte.

A pesar de los malos momentos y las peleas, sos lo mejor que me paso en la vida amor. A veces pienso ¿qué haría yo sin vos? La verdad no haría nada porque nos alejamos un tiempo y te extraño, te necesito, falta una parte de mí; y cuando estás conmigo es la felicidad total, porque vos me haces feliz, porque nadie es capaz de sacarme en cualquier momento y en cualquier situación una sonrisa, porque nadie me conoce más que vos, nadie me entiende más que vos a pesar de mis locuras y porque nadie me ama más que vos. Sos el amor de mi vida, de eso no tengo dudas, y creo que tenemos demasiado que vivir todavía, toda una vida juntos. ¡Te amo demasiado!

Porque te vi, te dejé entrar, cerré la puerta y te elegí; y hoy elijo estar con vos.
Siempre fue así nuestra historia: Que funcione o no, que esté bien o mal, vivirlo con vos para mi es la gloria.
Pago el precio de tenerte, darte amor y ser feliz. Siempre juntos, siempre juntos mi amor… 


Este amor es lo que me devolvió la vida, todo esto que me hace y te hace feliz, verte sonreír a mi lado es como tocar con mis manos el cielo.

D ♥
No hay monstruos en el armario, ni los reyes magos te vigilan para ver todo lo malo que haces. Sé que los malos son muy malos, y los buenos no son tan buenos. Créeme, que he aprendido que los conciertos están para dejarse los pies, y la voz. Que los besos a escondidas saben mejor. Que un baño de agua fría a veces sienta tan bien como uno de agua caliente. Que el mundo está plagado de personas agradables, y a la vez, de personas que no merecen ser llamadas personas. Ahora sé que no hay calcetines para el pie izquierdo, ni para el pie derecho. Que los tacones a las cuatro de la mañana en una fiesta, ya no están en los pies. Que las medias se rompen muy fácilmente, y que el pintalabios rojo no se borra de las camisas blancas.
Y lo más importante, sé que de siete días a la semana, yo te quiero ocho.



Puede que sea un poco rara. Un día me verás llorando por los suelos, y al siguiente dando saltos de alegría en lo más alto. Por las mañanas puedo ser la más odiosa que conozcas y por las tardes la más encantadora. Mis sonrisas te pueden embobar, pero tengo miradas que espantan. Habrá días que estaré 24 horas con vos, abrazándote, agobiándote, haciéndote reír. Otros, sin embargo, notarás que no estoy aquí, que nada me incumbe y nadie tiene que ver conmigo, esos días te aconsejo que no te esfuerces ni en tocarme. Con el tiempo verás que soy de extremos, que conmigo es blanco o negro, que el gris para mí no existe. También te darás cuenta de que me doy entera a todo, que las cosas, cuando decido hacerlas, las hago dando todo de mi, dejando en ellas sudor y lágrimas. Que cuando lloro, lloro hasta soltar la última lágrima, que cuando río, se me sale toda la fuerza en cada carcajada, que cuando me enojo, lo hago con toda mi energía, que cuando grito, me dejo la garganta y que cuando beso, lo hago como si fuera la última vez. Después de darte cuenta de todo eso, sabrás si eres un poco inteligente, que cualquier día, a cualquier hora, me puedo ir de tu vida tal y como llegué, sin esperarlo, con fuerza y de repente. Para ese día ya habrás descubierto que es inevitable tenerme cariño. Pero no te preocupes, cuando me vaya ya me conocerás lo suficiente y sabrás qué hacer para que vuelva, sino lo sabes todavía.



Es mejor saber que preguntarse. Despertar, es mejor que dormir. Fracasar es mejor que no haberlo intentado.


Yo creo que en la vida solo vivimos un amor, solo uno, los demás no son mas que repeticiones, pero solo hay uno. A veces no lo reconocemos y se nos escapa, otras veces si pero no es correspondido. Y a veces es el acuerdo perfecto, pero es el más difícil de vivir. Pero cuando sea ese no lo dejes escapar.


viernes, 21 de octubre de 2011



Seamos
 eternos
, adictos, alegres, extremistas e impulsivos. Seamos bipolares, perfeccionistas, celosos y un par de psicópatas, remediados por el cariño, invencibles y envidiables.


Aunque a veces no me importe, sé que el día que te pierda voy a sufrir porque sos todo, mi rival, mi compañero, el que está muy dentro de mi vida.


Vos te convertiste en absolutamente todo para mí. Sos la persona por la cual puedo llorar horas y horas de tristeza o de emoción, o reír horas y horas de alegría.
Me haces feliz,
tu felicidad me hace realmente bien. Tu tristeza es mi agonía, tu locura mi enfermedad.

Y así podría seguir mucho tiempo, incluso por el resto de mi vida. Porque amarte es lo que yo elegí, en realidad, lo que mi corazón eligió.


No pienso desaprovechar ni un sólo momento más con discusiones estúpidas, sólo quiero que todo vuelva a estar como siempre, que volvamos a sonreír con sólo oír nuestras voces, a decirnos mil veces que nos queremos y a soñar con todo lo que nos queda por vivir juntos...

Abrazos como el tuyo, me demuestran que otros tantos son chamuyo…

Porque romances tendremos varios, pero un solo amor será el verdadero. 




D ♥

miércoles, 19 de octubre de 2011

Quizás nadie me conoce bien...


Porque con los ojos podemos decir más que mil palabras y muchas veces, un simple abrazo suele ayudar más de lo que pensamos. Porque por andar buscando la gran felicidad, nos perdemos las pequeñas alegrías. Porque cuando tenemos las cosas no las valoramos, no las sabemos aprovechar y en el momento que las perdemos nos damos cuenta de lo mucho que valían y de lo importante que eran. Porque cuando generalizamos muchas veces nos equivocamos, no somos todos iguales.


  ELLAsiempre temió  estar sola, era insegura e indecisa... solo trataba de encajar. Tenía miedo a las criticas y a hacer el ridículo, las miradas de los demás la incomodaban, hasta que descubrió que de un modo u otro todos la mirarían si intentaba que su vida valiera la pena.Se canso de ser la chica en segundo plano y decidió gritarle al mundo todo lo que llevaba guardado, empezó a frecuentar otras compañías con las que de verdad se divertía, le daba igual no ser la mas popular... paso de simplemente existir a VIVIR, si ahora vivía.Se dio cuenta de quien era realmente un "amigo", ese que rió y lloro con ella, que sabía TODO lo bueno y lo malo, Y  QUE AUN ASÍ SEGUÍA A SU LADO...
¡Y le gustó eso de vivir el momento!





A veces hay que besarse para despedirse, decir hola para pensar en adiós, conocerse para olvidarse. A veces hay que caer para levantarse, hay que cometer errores para hacer lo correcto.




A pensar, a reaccionar, a relajar, a despotricar, a decir estupideces, a olvidar, a recordar lo que vendrá, a arriesgar una y mil veces, a molestar, a ladrar, a ser idiota por naturaleza y caer siempre ante la vaga certeza de que en esta tierra todo se paga, a reír sin preocuparme, a tapar mi ingenuidad, a tocar, a manosear, a querer más que un nada más, a desnudarte una vida de veces, a hablar mal del qué dirán, a ver temblar la seguridad, a ser distinto a lo que se parece, a terminar con el cuento más oscuro, a derribar los muros de mi mente, a ser un poco menos consciente, a fantasear, a afilarme bien los dientes, a acabar con mis pensamientos decentes, a asesinar a las verdades que mienten.


lunes, 17 de octubre de 2011



Colega, ¿me querrás querer un rato?

Estos labios que tanto han callado, que tanto han mentido, que tanto han besado... Labios que sacan de quicio, mentiras que ganan juicios.




Porque lo improbable es por definición probable. Lo que es casi seguro que no pase, es que puede pasar. Y mientras haya una posibilidad, media posibilidad entre mil millones de que pase, vale la pena intentarlo.


Pero siempre es bueno gritarle al mundo que existe alguien más que me hace feliz.


¿Sabes porqué te elegí? Bueno, te cuento que fue porque me supiste demostrar que no todo en mi vida era color gris tirando a negro, me enseñaste que a pesar de que suframos, la alegría vale por lo mal que lo pasamos antes. También fue porque, nunca supe entender porqué siempre que me llegaba un mensaje tuyo cerraba los ojos, respiraba hondo, y me gustaban esas palabras, no sé, me hacían sentir como si todo estuviese bien mágicamente. Porque cada vez que mis ojos se cruzaban con los tuyos, no podía más que sonreír. Sumemos a eso que no me alcanzaba a conectar y me preguntabas cómo estaba, te preocupabas por lo que me pasaba y me aconsejabas, cuando todavía no éramos nada. Porque cuando me decías TE QUIERO no podía hacer otra cosa que sonreír, y cuando me dijiste TE AMO, bueno, ahí se me vino toda la alegría encima. No quiero decir que todo en esta historia fue color de rosas, sino que cuando algo anduvo mal, a pesar de las lágrimas, los enojos, la desesperación, y que los dos no queríamos aflojar, esto no terminó, y la alegría de volvernos a reconciliar es la más grande del mundo. Por eso hoy te digo GRACIAS, porque vos me cambiaste la vida, y así como te agradezco te pido POR FAVOR que te quedes durante el resto de mis días, que no me defraudes y me demuestres que seguís siendo esa persona para elegir SIEMPRE ♥ TE AMO CON LOCURA MI AMOR, gracias por tanta felicidad.


A veces te mataría, otras en cambio te quiero comer a besos.



Contigo el mundo no tiene final y el tiempo no se nos va a acabar... Es darte un beso cada día,
que tus manos me enamoren y que lo nuestro crezca cada día más...

Y por siempre y para siempre tuyo es mi corazón…




Frágil como muchos de los que estamos acá, dulce como pocos, tan amable, tan gentil. Me brindaste otro mundo sin pedirme nada a cambio, me enseñaste a ver el mundo diferente. Veía este sitio todo tosco, todo gris, vivía en agonía hasta que te conocí. Me brindaste otro mundo sin pedirme nada a cambio, dibujaste en mi cara una sonrisa.



D ♥

miércoles, 12 de octubre de 2011

¿Quién no se acuerda de su primer beso? ¿Quién no se acuerda de su último beso? ¿Quién no recuerda esos besos que dio en el camino? Esos besos raros, besos con historia, besos que tardan en llegar o besos que no llegan nunca. Para mí los imposibles de olvidar son los besos inesperados. Los besos transforman todo, son como una barrera, un muro que cruzás sin saber que te vas a encontrar del otro lado. Se te acelera el pulso, como si el beso fuera la represa que se abre para dejar que un rio de sensaciones te recorra. Los besos no se dan con la boca, los besos se dan con todo el cuerpo. Los besos se dan con la memoria.
Los besos son puentes que unen territorios imposibles, son la prueba que nuestra alma necesita. ¿Técnicamente que es un beso? ¿Dos bocas que se juntan? ¿Respirar el mismo aire? ¿Eso es un beso?
Hay besos que no deseas, o no esperas, pero que llegan y no te sorprenden. Lo que te sorprende tal vez es que no sabés cómo ni por qué, pero te empieza a gustar. Eso sí que es inesperado.

Sabes que no sueño con vos al dormir, no es bueno soñar con los ángeles de hoy. 
Sabes que miento siempre que hay una buena ocasión. 
También sabes que un consejero me dijo "hecho el amor, hecha la trampa" y al pie de la letra sigo ese hermoso consejo cruel...

Ya probé.      Ya pegue.
Ya tome.        Ya eludí.
Ya deje.    
     Ya huí.
   Ya firme.       Ya asumí. 
Ya viaje.
 
Ya sufrí.   
Ya me fui.

Ya volví.
Ya fingí.
Ya mentí.

Que decís que no vas a mentir, si te encanta. Que decís que no vas a reír, si te encanta. Que decís que no vas a venir, si pensás en venir cada vez que te alejas de mí. Que decís que no vas a llorar, si te encanta. Que decís que no vas a bailar, si te encanta. Que decís que no vas a probar, si te encanta. Que decís que no vas a salir, si pensás en salir cada vez que te alejas de aquí. Que decís que no vas a gritar, si te encanta. Es una noche más llena de magia blanca, otra oportunidad donde el dolor descansa.


martes, 4 de octubre de 2011


Porque quizás sea cierto que el amor a primera vista existe, que no todo se da por casualidad, que existe un destino, que existe la media naranja. Quizás al final es real que el que menos habla es el que más siente, quizás sea real que el corazón puede hacer algo más que latir.
Quizás sea real que podemos dar la vida por otra persona aunque esta ni siquiera nos mire.

No podemos estar en el presente, añorando el pasado. Ni siquiera preguntándonos por qué. Lo que sucedió, sucedió, y hay que soltarlo, hay que desprenderse. No podemos ser niños eternos, ni adolescentes tardíos, ni empleados de empresas inexistentes, ni tener vínculos con quien no quiere estar vinculado a nosotros. Los hechos pasan y hay que dejarlos ir.

Hoy puedo entender que las cosas no terminan, solo cambian de forma con el tiempo. Que lo más importante que tenemos suele ser aquello que no podemos ver a simple vista, eso que no podemos tocar, solo sentir; el alma y la memoria. Es ahí donde almacenamos todos los recuerdos que vamos recogiendo a lo largo de nuestra vida. También pude entender que cuando se es lastimado, las heridas tardan mucho en sanar, y que necesitamos tiempo, es necesario que nos den tiempo. Que confiar no es algo fácil, que todos tenemos miedo de confiar, que cuando confío soy vulnerable. Que da miedo sentirse vulnerable. Vamos caminando con una mochila llenas de miedos, construyendo muros para no ser lastimados, y en constante estado de alerta. A veces nos olvidamos de disfrutar, de perdonar, de reír, de llorar. Equivocarse es fácil, perdonar es tan difícil. Asumir errores y aprender de ellos, es lo más sano que podemos hacer, y eso nos acerca. Por más lejos que estemos.


Ella es una princesa del siglo XXI, no cree en las hadas madrinas, ni en los príncipes azules, pero a pesar de ello sigue buscando algo parecido a un final feliz.
Ella es una princesa sin castillo ni vestidos, a la que alguien olvidó coronar.
Ella es esa chica cuyo nombre nunca recuerdas, si, esa, la de la sonrisa pintada y los ojos rojos de tanto llorar.
Pero lo que muy pocos saben es que es venenosa... y vos, si vos, preparate, porque vas a conocer su faceta peligrosa, y creeme, no es la única que te queda... asique ya sabes huye cuando veas a esa princesa.
Va a devolverte cada una de las cosas que le hiciste, pero quien avisa no es traidor, y ella te aviso: "no juegues con un escorpión o te acabará picando"



Ya me resigné en un par de cosas.
Igual, todo bien ;)