domingo, 20 de mayo de 2012


Ese momento cuando besas a alguien y desaparece todo lo que tienes alrededor y lo único que existe eres tú y esa persona, y te das cuenta de que esa persona es el único hombre al que debes besar el resto de tu vida, y sientes por un momento algo realmente asombroso y quieres reír y también llorar. Te inunda la felicidad de haberlo encontrado y te invade el temor de perderlo al mismo tiempo.

Fue como si en ese momento el universo sólo existiera para que estuviéramos juntos.

No es que tenga miedo, es que esta vez prefiero no equivocarme en este nuevo “comienzo”. Podes pensar que me deshielo de a poco, que pienso mucho, que siento menos. Podes pensar lo que quieras; pero no quieras dejar de creer en mí. No es que tenga miedo, me estoy dando tiempo de estar firme y no volver a caer. No pienses que me alejo. La distancia de tu boca a mis besos no se mide en metros, yo alcanzo a tocar tus labios cada vez que suspiro. No es que tenga miedo, es que prefiero no cometer errores esta vez. Prefiero no decir nada que te dé vida hoy y te la quite mañana. Lo mismo quiero para mí. No es que tenga miedo, es que en este tiempo me hice fuerte, aprendí a no ilusionarme; y esta vez prefiero no sufrir por vos.

Si está escrito que nos encontremos, entonces nos encontraremos


A...

lunes, 16 de abril de 2012

Yo creo que los errores son una manera de reaccionar, todo el mundo los tiene (algunos más que otros), y la mayoría de la gente que conoces a lo largo de tu vida tarde o temprano te termina decepcionando. La poca experiencia de vida que tengo me enseñó que nadie es dueño de nada, todo es una ilusión, y eso incluye tanto los bienes materiales como los bienes espirituales. Aquel que ya perdió algo que daba por hecho al final aprende que nada le pertenece. Y si nada me pertenece, tampoco tengo que perder mi tiempo cuidando cosas que no son mías; mejor vivir como si hoy fuese el primero (o el último) día de mi vida.

La raíz del sufrimiento es el apego; la supresión del sufrimiento significa la
eliminación, el abandono de los apegos.
Hay un deseo común, que es el cumplimiento de lo que se cree que va a dar felicidad
al yo, al ego. Ese deseo es apego, porque ponemos en él la seguridad, la
certeza de la felicidad.
Es el miedo el que nos hace desear la felicidad, y ella no se deja agarrar.
Esto sólo lo descubrimos observando, bien despiertos, viendo cuándo nos mueven los
miedos y cuándo nuestras motivaciones son reales.
Si nos aferramos a los deseos, es señal de que hay apego.
¿Abandonar los apegos significa apartarse del mundo? La respuesta es: ¡No!
Uno usa el mundo, uno goza del mundo, pero no debe hacer depender su felicidad de él.
¿Está esto suficientemente claro?
Uno comienza a gozar las cosas cuando está desapegado, porque el apego produce
ansiedad. Si estás ansioso cuanto te aferras a algo, difícilmente podrás
gozarlo.
Por lo tanto, lo que te propongo no es una renuncia al goce: es una renuncia a la
posesividad, a la ansiedad, a la tensión, a la depresión frente a la pérdida de
algo.
¿De dónde crees que provienen todos los conflictos? De los apegos.
¿De dónde crees que proviene el sufrimiento? De los apegos.
¿De dónde crees que proviene la soledad? De los apegos.
¿De dónde crees que proviene el vacío? Lo sabes: el origen es el mismo.
¿De dónde crees que provienen los temores? También de los apegos. 
Sin apego no hay temor. 
¿Lo pensaste alguna vez? Sin apego no hay temor.
 
 

Necesito creer que las personas son buenas, aunque me decepcionen una y otra vez.

 

He estado intentando convencerme de que abandonar a una persona no es lo peor que se puede hacer. Puede resultar doloroso, pero si uno no dejase nunca nada ni a nadie, no tendría espacio para lo nuevo. Sin duda evolucionar constituye una infidelidad, a los demás, al pasado, a las antiguas opiniones de uno mismo. Tal vez cada día debería contener al menos una infidelidad esencial o una traición necesaria. Se trataría de un acto optimista, esperanzador, que garantizaría la fe en el futuro, una afirmación de que las cosas pueden ser no solo diferentes, sino mejores.

jueves, 12 de abril de 2012




Algunas personas
te amarán por lo que sos,
y otras te odiarán
por la misma razón.
Hay que acostumbrarse a eso
...

Las personas cambian para que aprendas a dejarlas ir. Las cosas salen mal para que las valores cuando están bien. Crees algunas mentiras para que eventualmente aprendas a no confiar tan rápido... Y a veces, las cosas buenas se van, para que mejores cosas puedan llegar.

T
odo lo que hacemos en la vida, lo hacemos para seducir. Seducir a alguien es lograr que desee lo que uno quiere que desee. Seducir es incentivar, estimular, provocar el deseo en el otro. Muchos esperan en silencio detectar una señal en el ser amado, esperan ser deseados. A otros, lo que los seduce es sentirse deseados. A otros les seduce lo opuesto, sentirse no deseados. A otros, los seduce lo prohibido, lo imposible, lo que no pueden tener. ¿Existe una sola manera de seducir? ¿Es posible seducir a alguien que no nos desea? ¿Alcanza con la seducción para el amor? Si se desea lo que no se tiene, cuando se tiene, ¿se sigue deseando? ¿Tendrán algún efecto las “técnicas de seducción”?...
Todo un tema el de la seducción… ¿nunca te pasó que no sabes cómo hacer para que la otra persona se dé cuenta de lo que te pasa sin echar a perder esa relación?… Para seducir hay que saber esperar el momento exacto. Yo creo, que tal vez la mejor técnica sea no tener técnicas… pero guiándonos a través de la intuición seguramente sea más fácil que a través de la razón. Tanto especular, le juega en contra a la seducción. La intuición, en cambio, nos abre nuevas puertas, nos da nuevas llaves.
Uno pretende que sueñen con nosotros, queremos ser el único en la vida del otro, pero solo se puede aspirar a ser el elegido. Seducir tiene sus vueltas; a veces, el amor muere cuando damos nuestro amor por sentado, y renace cuando sienten que pueden perderlo. Nos preocupa mucho que no haya terceros dando vueltas, pero a veces, esos terceros, ayudan a la seducción, la encienden. El mayor riesgo de un seductor, es caer seducido; ahí se vuelve torpe, predecible. El riesgo de un seducido, es su inseguridad, que puede llevarlo a cometer ciertas torpezas…
Uno no sabe por qué ama, ni por qué es amado. Seducir tal vez sea simplemente ayudar un poquito a esa magia que ocurre, sin que sepamos bien como ocurre, ni por qué.


Lo que hace que la vida valga la pena, es todo aquello que te hace sonreír...



viernes, 6 de abril de 2012


¡Lograste enamorarme por primera vez!
Es verdad que somos diferentes, que nos peleamos, que a veces no nos aguantamos, pero en el fondo ¿sabes lo que pasa?, que me cuesta mucho decirte que conocerte, que encontrarme con vos me cambio la vida, y me la cambio para bien. Yo siempre había estado sola o con amores pasajeros que no valían la pena, ni siquiera eran dignos de llamarse amor, no había tenido a nadie enserio y pensaba que iba a quedarme así para siempre, pero ahora no; desde que te conocí quiero estar a tu lado siempre, yo quiero seguir ahí al lado tuyo, con peleas, no sabiéndote decir las cosas, sacándote de quicio, con todo esto y con infinidades de alegrías, porque también es cierto que con vos descubrí el amor verdadero y la total felicidad... y quiero de estas cosas toda una vida, solo si VOS queres...



Y aunque él no te lo permita,

aunque no te deje, 
o incluso aunque incluso se
ría y no te crea,
aun así deciselo. 
Decile que el amor existe, 
pero sobre todo que 
lo descubriste
en y gracias a él






Porque te vi venir y no dudé, te vi llegar, y te abracé
y puse toda mi pasión para que te quedaras
y luego te besé y me arriesgué con la verdad te acaricié 
y al fin abrí mi corazón para que tú pasaras.






D ♥

viernes, 30 de marzo de 2012


No es la altura, ni el peso, ni la belleza, ni un titulo o mucho dinero lo que convierte a una persona en grande... Es su honestidad, su decencia, su amabilidad y respeto por los sentimientos e intereses de los demás. Cuando habla de frente y vive de acuerdo a lo que habla, cuando trata con cariño y respeto, cuando mira a los ojos y sonríe... Una persona es grande cuando comprende, cuando se coloca en el lugar del otro, cuándo obra no de acuerdo con lo que esperan de ella, sino de acuerdo con lo que espera de sí misma... 


 Hay que tener un corazón que nunca endurezca, un temperamento que nunca se canse, y una forma de ser que nunca hiera.


Nos olvidamos, ignoramos nuestros sueños, como si lo que soñáramos lo soñara otro. Algunos sueños nos dan miedo ¿por qué? Porque son deseos que vienen de un lugar profundo, desconocido, casi oculto para nosotros. Y sin embargo esos sueños hablan de nosotros más que nosotros mismos. Nada define mejor a una persona que aquello con lo que sueña.
Esos sueños no tienen fecha de caducidad: uno sueña, sueña, sueña hasta que ese sueño se hace realidad. Pero ¿qué es sueño? ¿Qué es realidad? ¿Por qué llamamos sueños a nuestros deseos? Porque en los sueños todo es posible.
Cuesta entenderlo, uno en los sueños puede hacer lo que desea…
Hay que encontrarle la vuelta, siempre hay una manera, estamos hechos de la misma materia que los sueños. Podemos hacer de nuestra realidad lo que soñamos. La realidad y los sueños son la misma cosa. Podemos cambiar, hacer y ser lo que queramos. Entender esto es tener medio camino ganado.
Sueños de amor, sueños de gloria, pequeños y grandes sueños, todo se puede alcanzar, solo se trata de encontrar el truco y
recordar que la vida es un rato que tenemos para jugar, un rato para cumplir nuestros sueños, un rato antes de que se termine el juego.


Tarde o temprano llega el momento en que todos debemos convertirnos en adultos responsables y aprender a renunciar a lo que queremos para elegir lo correcto, aunque pasarse toda una vida siendo responsable no siempre es fácil y conforme pasan los años, la carga puede hacerse demasiado pesada para algunos. Pero seguimos intentando hacer mejor, lo que es bueno, no solo para nosotros, sino para aquellos a los que amamos. Sí, tarde o temprano todos debemos convertirnos en adultos responsables, nadie lo sabe mejor, que los jóvenes...

miércoles, 28 de marzo de 2012


Y aunque parezca una loca que no sabe lo que quiere, siempre te he amado.
Con vos todo vale la pena
y nada es una pérdida de tiempo.

 

Nada que un par de besos no pudieran remendar 




















Si querés que espere, esperaría. Si querés que me quede, me quedaría completamente. Si no querés decir nada en absoluto, soy feliz preguntando. Ahora mi vida está cambiando, siempre se está reordenando en realidad, y creo que aunque no compartas muchas cosas pudiste entenderme, cada vez me comprendes más y eso me hace muy feliz. Desde que te encontré quiero estar cerca tuyo, te convertiste en una de las personas más importantes de mi vida, quiero tenerte siempre conmigo, quiero pasar toda mi vida con vos; porque yo creo que todo el mundo necesita alguien en quien confiar, en quien apoyarse, alguien con quien compartir miles de cosas y ser feliz, y yo encontré a alguien justo a tiempo.

¡El amor verdadero NUNCA se TERMINA!

D ♥

domingo, 25 de marzo de 2012


Es como que sentís tanto que no sentís nada.
Es como que te duele todo pero no te importa nada.
Queres dejarlo ir pero sabes que dolerá, porque sentís algo por esa persona, y no es algo… es todo, porque es especial. Pero ni siquiera sabes bien qué sentís, sólo sentís y duele; te duele y te mata de a poquito; sólo cansa y da vida al mismo tiempo; sólo te empuja al precipicio pero te toma de la mano para que no caigas. Sólo no está pero si está; y es amor y ganas de querer olvidarlo porque en el fondo sabes que va a ser lo mejor para los dos; pero también sabes que es él o nada… es sólo Él.

 
Destruida por dentro aunque a simple vista parezca feliz, a pesar de tener un amor… que de a momentos parece ser no correspondido

 Tal vez, será mejor tal vez que no vuelvas a llamar, no sé, recuperarte o escapar. Tal vez, será mejor caer, y volverse a levantar, llorar, perder el miedo y volver a empezar.
Yo se que duele terminar, que el mundo no se va a acabar y que la vida debe continuar. Y aunque mañana te siga pensando se que tu y yo no podemos hablarnos. Y aunque la duda me robe un suspiro será difícil que seamos amigos.
Tal vez mi corazón se fue, no te pudo acompañar, no mas, se fue de viaje a otro lugar. Cielo e infierno así es el amor.

 
¿Cómo dejas que alguien se vaya de tu vida? ¿Cómo sabes que eso está bien, que todo cambia? ¿Cómo encontras la forma de sentirte a gusto en la vida sin que se te parta el corazón? Lo más difícil que podes aprender, es a decir adiós.

Por lo tanto, adios y por favor no llores,
Ambos sabemos que yo no soy lo que vos necesitas y que con el tiempo vamos a terminar haci
endonos mal.
Y yo, SIEMPRE te voy a amar.

D ♥